martes, 25 de junio de 2019
El teatro en la educación.
- Por: Noelia Espert Requena
20/01/2019 - 535 Visitas


El teatro un espacio inclusivo.

Todos conocemos la importancia del teatro en el ambiente salesiano. Podemos decir que es uno de los pilares del sistema preventivo de Don Bosco y que de forma intuitiva consiguió atribuirle un carácter didáctico y atractivo con el que poder alegra e instruir a los jóvenes más necesitados de su tiempo.

Hoy, en pleno S.XXI, hay estudios que refutan lo que ya Don Bosco intuyó en su momento. Un ejemplo de ello es el trabajo de Richard M. Lerner “Study of Positive young development” en el cual tras realizar una investigación durante siete años con 7.000 jóvenes diferentes extrajo una serie de conclusiones.

Primero de todo, contextualiza su investigación definiendo al ADOLESCENTE como un ser que no tiene habilidades ni destrezas para habituarse a ciertas situaciones por lo que acaba respondiendo con REBELDÍA mientras desarrolla su propia identidad. Todo ello se traduce en inseguridades que se concretan en comportamientos “preocupantes” fruto de la búsqueda de novedades. Algunos ejemplos son: nuevas indumentarias, conflictos con la autoridad, acoso escolar, trastornos de alimentación, conductas disruptivas… Y es justo aquí donde Richard M. Lerner defiende que el teatro tiene grandes efectos positivos en los jóvenes llegando a funcionar como prevención a través de una psicología positiva.

Él habla de las “5C”: competencia, conexión, confianza, cuidado y carácter. En la primera, COMPETENCIA, los jóvenes aprenden a solucionar problemas y tomar decisiones. La segunda, CONEXIÓN, les ayuda a establecer lazos positivos entre compañeros. La tercera, CONFIANZA, desarrollan su autoestima. La cuarta, CUIDADO, aprenden a ser más empáticos, por lo que comienzan a compartir sentimientos y la quinta, CARÁCTER, inculca el respeto hacia las normas. Estas “5C” adquieren todo su sentido cuando se transfieren a su vida real.

Es aquí donde mi experiencia corrobora a Richard M. Lerner. Desde que tengo uso de razón el teatro ha estado muy presente en mi vida: en mi juventud como usuaria, y ahora como dinamizadora de diferentes espectáculos y musicales. Durante estos últimos años he estado formándome en este campo y, antes de leer cualquier estudio sobre su papel preventivo, mi día a día con los chavales me llevó a pensar que el TEATRO ofrecía grandes beneficios que no podemos obtener en otras áreas. Y quizás, la gran diferencia radique en el tipo de relaciones que se establecen en él y las expectativas que suscita a cada uno de los jóvenes. Para mí el TEATRO sirve para eliminar “esas etiquetas” que muchas veces llevan colgadas los alumnos. Personalmente he visto como alumnos disruptivos, TDAH o abandonos escolares han conseguido ilusionarse, crecer como personas, aumentar su autoestima venciendo sus miedos o timidez porque han encontrado en el TEATRO un espacio INCLUSIVO. Hay quienes buscan poder expresarse artísticamente con su merecido reconocimiento final; y hay quienes buscan un lugar de evasión, de diversión, un grupo de pertenencia donde nadie es más importante que nadie sino que TODOS construyen y se ilusionan por un trabajo común y, sobre todo, un espacio en el que se descubren, se superan y se trabaja con sentimientos.

 

Adjuntos

Dosatic S.L. © 2019
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad